La quiropráctica como prevención de lesiones en el fútbol base

Muchos entrenos y partidos

Las temporadas deportivas en las escuelas de fútbol son cada vez más intensas, por lo que las lesiones entre los niños y adolescentes se producen con más frecuencia. Por ello es imprescindible, tener una preparación física correcta, tener una nutrición adecuada y unos buenos hábitos.

Evitar practicar deporte con dolor

Los padres y responsables no deben permitir que los niños continúen con el deporte si tienen dolor, porque su cuerpo está en desarrollo. Los pequeños a veces tratan de seguir jugando, aunque les duela algo, para no perderse ningún partido. El dolor puede ser una señal de una lesión, pero también puede ser un signo de una sobrecarga.

¿Cómo puede ayudar un quiropráctico a un futbolista en desarrollo?

Los problemas más comunes que tienen los niños y los adolescentes son las lesiones por traumas. Cuando los niños empiezan a jugar a futbol están sanos, pero a menudo, sufren caídas y golpes que les pueden producir distorsiones en las rodillas, caderas y pinzamientos vertebrales.

La columna vertebral protege el sistema nervioso, cuando hay alguna vertebra mal posicionada (subluxación), puede producirse un pinzamiento nervioso, provocando dolor, hormigueo en piernas o brazos, mareos, dolores de cabeza y muchos otros síntomas.

La quiropráctica juega un papel muy importante en el alivio de estos síntomas. Con movimientos manuales muy precisos, el quiropráctico puede corregir las subluxaciones vertebrales y las distorsiones en las articulaciones como la rodilla o el hombro.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario