Antes de dar medicamento a tu hijo para la otitis lee ésto

Algunos investigadores han descubierto que los ajustes quiroprácticos pueden ayudar a eliminar los dolores de oído más efectivamente que cualquier medicamento. En un estudio realizado durante 6 meses, 57 niños que sufrían repetidas infecciones de oído fueron divididos en dos grupos. Un grupo recibió tratamiento médico convencional y el otro grupo recibió ajustes quiroprácticos. El grupo que estuvo bajo cuidado quiropráctico tuvo menos dolores de oído que el grupo que tomaba medicamentos.

Las desalineaciones de las dos primeras vértebras del cuello, a menudo causadas por traumas en el nacimiento, han demostrado afectar la habilidad de abrir y cerrar el tubo de Eustaquio correctamente. Esto genera un entorno propicio para que se multipliquen las bacterias en esa zona y por tanto estar más propenso a infecciones crónicas.

Antes de cuestionarse si los antibióticos funcionaran o no, o antes de someterse a un procedimiento drástico quirúrgico, considere la opción de un chequeo de las cervicales superiores. El chequeo de las cervicales superiores es una forma no invasiva de ayudar a su hijo con su infección de oído. Un estudio revela que después de recibir una serie de correcciones en la parte cervical superior, el 80% de los niños quedaban libres de infecciones de oído.

El cuidado de las cervicales superiores permite al oído abrirse y drenar, lo cual permite al cuerpo hacerse resistente a acumular fluido y crear infección.
Mantener la espina dorsal de su hijo sin subluxaciones vertebrales contribuirá al buen funcionamiento de las defensas naturales contra enfermedades. Con ello se evitará el uso de medicamentos y todos sus efectos secundarios.

¿Qué es la otitis?

La otitis media es la inflamación de los espacios del oído medio. Es una de las enfermedades más frecuentes de la infancia y una de las causas de pérdida de audición en los niños.

Casi la mitad de todos los niños tendrán al menos una infección de oído antes de cumplir un año, y dos tercios habrán tenido una de estas infecciones en sus tres primeros años de vida.

Anatomía del oído medio

Todos tenemos un pequeño conducto que comunica el oído medio con la parte posterior de la nariz; es la trompa de Eustaquio, que se encarga de igualar la presión de aire entre el oído medio y el mundo exterior. En los niños, la obstrucción de la trompa es más frecuente que en los adultos porque es más pequeña en diámetro y está más horizontal, por lo que tiene tendencia a infectarse por falta de drenaje.

Así que en lugar de intentar matar las bacterias y los virus, un enfoque más natural sería restaurar el drenaje normal de los oídos y del sistema linfático.

Los médicos recomiendan tres métodos básicos para el drenaje de líquido en el oído. Por orden de invasión, estos métodos son los siguientes: esperar, tomando antibióticos e insertando tubos de drenaje en el tímpano.

Antibióticos y drenajes

Hay numerosos problemas asociados al uso de antibióticos, entre ellos reacciones alérgicas y destrucción de la flora intestinal. Todo ello conlleva una proliferación de la infección fúngica y resistencia al antibiótico. En los casos de niños, las infecciones de oído vuelven a reproducirse con más frecuencia en aquellos a los que se les administran antibióticos.

La inserción de drenajes también puede ocasionar secuelas de por vida, tales come tener que llevar tapones para nadar e imposibilitar la práctica de buceo. Los drenajes en los oídos dan un índice de infección repetido y hasta un 25% de los niños a los que se les aplica este tratamiento sufren una pérdida auditiva unos años más tarde.

Mantener la espina dorsal de su hijo sin subluxaciones vertebrales contribuirá al buen funcionamiento de las defensas naturales contra enfermedades. Con ello se evitará el uso de medicamentos y todos sus efectos secundarios..

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario