Análisis Postura

La postura – Por qué es importante

La postura y el movimiento no sólo afectan a cuanto tiempo se vive, sino también a lo bien que se vive.  Las personas con posturas fuertes se recuperan más rápido de las lesiones, hacen ejercicio de manera más eficaz, tienen menos dolor, tienen una perspectiva más positiva de la vida e incluso se sienten más jóvenes.

  • Salud: Los estudios demuestran que la mala postura es una de las principales causas de dolor de espalda y cuello en todas las edades, y que con el tiempo suele contribuir a problemas digestivos, respiratorios y cardiopulmonares, como la falta de aire y la hipertensión arterial. Las malas posturas también afectan negativamente al estado de ánimo, contribuyendo a la depresión leve/moderada, a la baja confianza en uno mismo, a la disminución de la concentración, al estrés y a la fatiga.
  • Rendimiento: El rendimiento atlético óptimo requiere una postura fuerte y equilibrio. Tanto si el deporte es recreativo, competitivo o parte de un estilo de vida activo, una buena postura es esencial para rendir al máximo y evitar lesiones.
  • Apariencia: Su postura es la forma en que el mundo lo ve. Las personas con una postura fuerte se ven mejor, más atractivas, más jóvenes, más radiantes, más delgadas y se perciben como más seguras de sí mismas.

Postura y Quiropráctica

Como parte de su consulta inicial y de los exámenes siguientes, analizaremos su postura utilizando la última tecnología de evaluación postural computarizada.  

Cada sesión de su plan de cuidado quiropráctico le ayudará a mejorar el equilibrio, la alineación y la postura. Con el tiempo se sorprenderá de la diferencia en cómo se siente, e incluso cómo lo ven los demás. 

Para obtener más información, llámenos al 971-454-760.

Más sobre Postura y Salud

Artritis aguda

Una mala postura puede llevar a una mala alineación de la columna vertebral o de las rodillas, lo cual puede aumentar la tensión en las rodillas. Esto puede ser particularmente perjudicial si usted sufre de artritis en las rodillas, dice el Dr. Chris Wolf, un especialista en medicina deportiva y ortopedia regenerativa del Bluetail Medical Group en Chesterfield, Missouri. «Con el tiempo, esa mala alineación puede empeorar los efectos de la artritis al ejercer presión sobre una parte de la articulación y causar dolor. El dolor puede disminuir su función general y su calidad de vida».

Cansancio

Una mala postura puede afectar negativamente a su nivel de energía, dice la Dra. Stacey Pierce-Talsma, profesora asociada de medicina manipuladora osteopática en la Universidad de Touro en Vallejo, California. «Cuando tenemos una mala postura, añadimos tensión y compresión a estructuras que no están hechas para soportar ese peso. Estas tensiones y esfuerzos se acumulan con el paso del tiempo y desgastan nuestros huesos, articulaciones y ligamentos, incluso cambiando la forma en que nuestros músculos se activan», dice Pierce-Talsma. «La mala postura no sólo puede añadir estrés y tensión, sino que también puede hacer que usted se fatigue más rápidamente. Esto ocurre porque la mala postura y la forma de caminar requieren mucha más energía y trabajo para mantenerse y compensarse. Cuanto más eficientes podamos ser en nuestra buena postura, movimiento y forma de andar, más podremos mejorar nuestra eficiencia energética».

Estado de ánimo 

Las investigaciones sugieren que una mala postura puede afectar negativamente a su estado de ánimo. Por ejemplo, un estudio publicado en marzo de 2017 en el Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry descubrió que «adoptar una postura erguida puede aumentar el afecto positivo, reducir la fatiga y reducir la autoconcentración» en las personas que padecen una depresión de leve a moderada. En el estudio, a 61 voluntarios que tenían depresión de leve a moderada se les pidió que recitaran un discurso, una tarea que se sabe que causa estrés. Algunos de los participantes se sentaron con su postura habitual, mientras que otros se sentaron erguidos. Las personas que se sentaban erguidas hablaban más que el otro grupo y usaban menos pronombres personales singulares en primera persona, halló el estudio. Un estudio de 2014 publicado en Health Psychology arrojó resultados similares. En esa investigación, 74 personas fueron designadas aleatoriamente para sentarse de pie o sentadas y se les pidió que completaran una tarea de lectura y recitaran un discurso. Las personas que se sentaban erguidas manifestaron un mayor autoestima, un mayor nivel de alerta, un mejor estado de ánimo y menos miedo que las que estaban sentadas. 

Postura de la cabeza hacia adelante 

La postura de la cabeza hacia adelante es una condición común que ocurre cuando la cabeza está alineada hacia adelante en relación con la columna vertebral, dice Mark Gugliotti, profesor asistente de fisioterapia en la Escuela de Profesiones de la Salud del Instituto de Tecnología de Nueva York. «Lo ideal sería que una correcta relación entre la cabeza y el cuello alineara la oreja de una persona con su hombro al verlos de lado», dice Gugliotti. «A medida que la cabeza avanza progresivamente, el individuo puede sufrir una gran cantidad de disfunciones musculoesqueléticas que afectan a varios sistemas del cuerpo.» Esta afección puede tensar algunos músculos y debilitar otros, dice, llevando a que se presente dolor en el cuello causado por la tensión muscular y cefaleas tensionales.

Dolor en la mandíbula

La mala postura puede llevar al síndrome de la articulación temporomandibular, que también se conoce como TMJ, dice Anne Bierman, una fisioterapeuta de Terapia Física Atlética en el estado de Chicago. A medida que la mala postura desalinea la columna vertebral, también puede causar un patrón de mordida inadecuado, que afecta las articulaciones temporomandibulares, las dos articulaciones que conectan el hueso de la mandíbula con los huesos temporales del cráneo. «Estas articulaciones funcionan de manera similar a una bisagra, lo que le permite abrir y cerrar la boca», dice Bierman. » Una mala postura en el cuello y los hombros, o la postura de la cabeza hacia adelante, puede causar que estas articulaciones delicadamente balanceadas se desalineen. Cuando las articulaciones de la mandíbula están desalineadas, son más propensas a bloquearse, tener calambres o incluso sufrir espasmos, lo que provoca dolor en la mandíbula y dificultad para masticar».

Eficacia respiratoria 

Para respirar correctamente, su diafragma necesita tener suficiente espacio en la cavidad torácica para liberarse y contraerse adecuadamente con cada respiración, dice Bierman. Su capacidad de respirar de manera óptima se ve reforzada cuando su cuerpo se alarga y se alinea adecuadamente. La mala postura y la mala alineación de la columna vertebral pueden comprometer su capacidad para respirar correctamente, dice ella. «La calidad de la respiración es importante porque el cuerpo necesita tener oxígeno para restaurar y rejuvenecer las células», dice Bierman. Las respiraciones profundas y completas ayudan a promover un cerebro, un corazón y otros órganos vitales saludables, dice. 

Dolores de cabeza

Una mala postura puede contribuir a la tensión de los músculos del cuello y comprometer la curvatura natural de la columna vertebral, lo que puede provocar dolores de cabeza, dice la Dra. Mariam Keramati, médica del Departamento de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Sinaí de Baltimore. «Los músculos contraídos en el cuello pueden hacer que el dolor se irradie a la cabeza», dice Keramati.

Dolor de espalda y hombros 

Una mala postura puede contribuir al dolor de hombros, según la Clínica Mayo. Puede llevar a que los tendones del manguito de los rotadores ejerzan presión sobre el arco coracoacromial del hombro, lo cual causa dolor cuando uno se mueve o se acuesta sobre el lado del hombro afectado. La mala postura también puede llevar al acortamiento y contracción de los músculos lumbares, lo que puede contribuir a una tensión insana y a un dolor en la parte baja de la espalda, dice Sarah Luna, vicepresidenta sénior de operaciones del Club Pilates, una franquicia de acondicionamiento físico con sede en Costa Mesa, California. El dolor de espalda también puede ser causado por la «postura militar», en la cual alguien trata de mantenerse de pie o sentarse derecho, levantando su pecho y haciendo que los músculos de la parte baja de la espalda trabajen demasiado, dice Isa Herrera, una fisioterapeuta de la ciudad de Nueva York que ha escrito cinco libros sobre la salud de la mujer. «A esto lo llamo la postura de «intentar con todas mis fuerzas parecer rectos», dice. Por lo general, esta persona sufriría de dolor y ardor en los músculos de la parte superior de la espalda. También contribuye al dolor en la parte baja de la espalda, ya que empujar el pecho hacia afuera hará que la parte baja de la espalda se extienda demasiado».

Longevidad

Un estudio de pérdida de estatura realizado por investigadores de la Universidad de Londres concluyó que los hombres que perdieron la mayor parte de su estatura tenían un riesgo mucho mayor de morir en comparación con los que perdieron menos. La restricción física de los pulmones y los órganos abdominales causó un riesgo significativamente mayor de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular y mortalidad respiratoria.