La quiropráctica cumple 121 años.

cumpleanos-quirop-david-palmer

Iowa (EEUU) 1895:

Un conserje llamado Harvey Lillard  se había quedado sordo hacía 17 años, un día trabajando se agachó y sintió un “pop” en su espalda, al incorporarse se dio cuenta que no podía oír. Palmer dedujo que los dos acontecimientos: el estallido en la espalda y la sordera tuvieron que estar conectados.

Le pasó la mano con cuidado por la columna vertebral y sintió que una de sus vértebras no se encontraba en su posición normal. Dedujo que si esa vértebra fuera colocada en su sitio, su oído volvería a funcionar. Con este objetivo en mente, trato de convencer al Sr. Lillard para que le permitiera ajustarla y así lo hizo, pronto el conserje volvió a oír de nuevo.

Concluyó que si las vértebras podían desplazarse, también podían ser ajustadas y que alrededor del 95% de las enfermedades podían ser debidas a vértebras desalineadas.

 

El ajuste realizado a Harvey Lillard para su sordera sirvió de guía para el descubrimiento y desarrollo de la quiropráctica como ciencia y arte.

 

¡¡¡Felicidades!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *